Hoy os traemos una receta tan fácil de preparar como deliciosa. Totalmente apta para veganos (vegetarianos puros) ¡y para todo el mundo! Allá vamos:

Ingredientes para 4 personas:
-4 chirimoyas, cuanto más grandes mejor

-Aceite, margarina o mantequilla (para untar en la bandeja del horno)

 

Preparación:

Ponemos el horno a precalentar a 170º con la bandeja o recipiente que vayamos a usar dentro. Mientras tanto, lavamos tan bien como podamos las chirimoyas, frotando la piel con nuestros dedos para quitarle toda la posible suciedad exterior. Cortamos cada chirimoya por la mitad y sacamos la bandeja del horno. En ella, colocamos una fina capa de aceite o bien restregamos un poco de margarina o mantequilla por toda la superficie. Esto hará que nuestra fruta favorita no se pegue al hacerse al horno.

Colocamos ahora las mitades de chirimoya boca abajo (es decir, con la pulpa mirando hacia la superficie de la bandeja) y volvemos a poner la bandeja en el horno, donde la dejaremos cociendo a la misma temperatura o a una ligeramente superior durante 45 minutos o 1 hora. Notaremos que pasado ese tiempo las chirimoyas se estarán caramelizando y esto nos indicará que es hora de apagar el horno y sacarlas.

Dejamos reposar y servimos boca arriba. El sabor tiene un toque muy original, ciertamente parecido a una mezcla de natillas y jengibre.

¡Deliciosas estas chirimoyas!

Ahora ya no tienes excusa para no prepararlas pues ya has visto que apenas necesitamos ingredientes y su preparación es sencilla a más no poder.