Hoy vamos a hablaros de la exportación de chirimoya a nivel mundial. Pocos son, a día de hoy, los países productores que se dedican a la exportación de chirimoya. De hecho, podemos decir que son fundamentalmente cuatro, a saber: España, Perú, Chile y Nueva Zelanda.

De igual manera, son pocos los países demandantes de esta fruta, es decir, aquellos donde la chirimoya goza de cierta popularidad como fruta de consumo habitual ya sea en su estado natural o en bebidas y postres, como en las decenas de ellos que tenemos en nuestra sección de recetas con chirimoya. Los mayores países consumidores de chirimoya son: EE.UU., Argentina, Alemania, España y Canadá.

A la chirimoya se le considera actualmente un producto de élite y se estima que todavía algunos años más será así debido al poco conocimiento que se tiene de este fruto en el mercado internacional. Para hacer factible las exportaciones en mayor escala, se requiere de una adecuada e intensa campaña publicitaria, sobretodo estimando que en varios países su producción aumenta, y por tanto, captar mercados aun reducidos, será muy difícil.

Los factores que pueden facilitar el desarrollo comercial de la chirimoya son los siguientes:

  • La existencia, en ocasiones, de amplios grupos de poblaciones étnicas familiarizadas con sus características, en muchas regiones del mundo occidental
  • La movilidad cada vez mayor de los posibles consumidores, pues el turismo en lugares exóticos contribuye a familiarizarles con productos que antes eran desconocidos;
  • La posibilidad de que la chirimoya pueda resultar atractiva para la población en general como un producto especializado étnico o exótico.
  • La existencia de productores emprendedores y comerciantes al por mayor y al por menor en las posibles zonas de cultivo y en los lugares donde se encuentren los consumidores o cerca de ellos
  • Los esfuerzos que puedan hacerse para seleccionar variedades mejoradas
  • La investigación básica y aplicada en diferentes niveles (privado y público) y países

La Costa de Granada-Málaga es la principal productora de chirimoyas del mundo, pero hasta ahora no ha tenido éxito su comercialización fuera de las fronteras españolas sobre todo por problemas de maduración. La deshidratación, quitarles el agua, es en opinión de , uno de los factores que pueden contribuir a poder comercializar gran parte de la producción de chirimoya en el exterior.

La pulpa de chirimoya, que es lo que se comercializaría, se obtiene de las chirimoyas de menor categoría, por lo que se conseguiría que toda la producción de chirimoya fuese susceptible de comercializarse, cosa que hasta ahora no sucedía y las chirimoyas de menor calidad se desechaban.

Esta más que demostrado según resultados de la campaña actual que esta fruta tiene gran aceptación por parte, no sólo de los clientes de España, sino de clientes de otros países que han solicitado esta fruta exclusiva. Por ello, la exportación de chirimoya puede aumentar considerablemente en los próximos años.

Esperamos que esta información os haya parecido interesante 😉