¿Nunca os habéis preguntado de dónde surge la chirimoya? ¿Es, quizá, una invención divina? ¿En qué región se originó? Aquí tenemos la respuesta a esas preguntas que todos los amigos de la chirimoya nos hacemos todas las noches antes de dormir 🙂

La chirimoya surgió muy posiblemente en lo que hoy es el sur de Ecuador y norte de Perú. La provincia de Loja y el valle “sagrado” de Vilcabamba en Ecuador son los posibles centros de biodiversidad de la chirimoya. De hecho, allí todavía se encuentran chirimoyos salvajes. Cuando los conquistadores españoles llegaron a América en el siglo XVI, el árbol de la chirimoya ya estaba presente, además, en el sur de México, América Central y en la parte norte de Sudamérica. Pero no fue hasta el siglo XVIII cuando las semillas de chirimoya se llevaron a España y Portugal, desde donde partieron hasta Palestina, Egipto o Italia, entre otros, y desde allí a todo el mundo.

Así que ya sabéis, este fruto sagrado que es la chirimoya tiene su meca en el valle de Vilcabamba, Ecuador. ¿Qué os parecería organizar un viaje aquí en la comunidad chirimoyera para ver in situ los orígenes de tan preciada fruta? Yo, desde luego, me apunto.


Ver La meca de la Chirimoya en un mapa más grande