En esta entrada, os queremos presentar a la mascota oficial de esta comunidad: Quique, la mascota chirimoya. Es un precioso perro bretón de poco más de un año quien tuvo unos comienzos un poco duros pero que ahora felizmente goza de una salud y alegria envidiables. Os contamos su historia.

Quique nació en el seno de una familia de cazadores, como son los de su raza. Se ve que él no estaba interesado en eso de la caza, no se le daba bien ni quería perseguir animales, más bien le interesaba comer frutas, una en especial, como sabremos a continuación. Sus dueños, al ver que no servía para cazar, lo abandonaron cruelmente y quien sabe cómo, llegó hasta una protectora de animales. Allí esperó y esperó a que alguien se acordara de él y lo sacara de aquel mal sueño, no sabía que hacía allí y se aburría hasta el tedio, como podemos ver en la siguiente imagen:

Quique, mascota chirimoya, antes de descubrir su leit motiv vital: la chirimoya

Hasta que un día una buena familia decidió que él era el compañero de vida que querían tener y, desde entonces, no paran de darle mimos y cuidados. Incluso han acertado a ver cuáles son sus motivaciones en esta vida. La principal es una fruta: la chirimoya. Le gusta a más no poder, es como si la necesitara para vivir, y no nos extraña dado que algo parecido nos ocurre a todos los miembros de esta comunidad. Así que por su pasión por la chirimoya lo nombramos mascota oficial de este sitio web. ¡¡¡¡Felicidades, Quique!!!!! 🙂

A continuación, tenemos la prueba de cómo se transforma su estado de ánimo al recibir una chirimoya:

Quique, mascota chirimoya, en estado de alegría al ver su fruta favorita

¡Se exhalta al momento! Pero, atención, detecta que algo no va bien, hay algo raro en esa chirimoya y empieza a analizarla:

Quique, mascota chirimoya, olisqueando un objeto de textura y tamaño similar a la chirimoya

En efecto, descubre que le han dado alcachofa por chirimoya. Como podemos ver, el desánimo que le entra al momento es implacable:

Quique, mascota chirimoya, bostezando al saber que lo que tiene no es chirimoya sino alcachofa

Y a ti, que no te den gato por liebre. Compra siempre chirimoya auténtica en tu mercado habitual y disfruta de su sabor tanto como lo hacemos nosotros.

A Quique, por su devoción a las chirimoyas como habéis comprobado, lo mantendremos como mascota oficial de la comunidad de la chirimoya de forma vitalicia. Tendrá todavía muchas cosas que enseñarnos a todos los chirimoyeros principiantes.

¡Hasta pronto amigos!