Hoy os traemos un postre muy original. Se trata de una deliciosa crema de chirimoya con sirope. El sirope lo vamos a hacer de ciruela en este caso. Os podemos asegurar que combinan a la perfección. Allá vamos:

Ingredientes:

  • 1 litro de leche
  • 1/2 vaso de azúcar
  • 3 chirimoyas pequeñas
  • 4 cucharadas soperas de leche de coco
  • 8 cucharadas soperas de maicena
  • 5 clavos (¡de los de comer, claro!)
Preparación:
Primero, partimos las chirimoyas por la mitad y extraemos la pulpa. A continuación, batimos la pulpa de chirimoya en la batidora junto con la leche, el azúcar, la maicena y la leche de coco durante unos minutos, hasta obtener una crema de chirimoya homogénea. La retiramos y la pasamos a una cazuela junto con los clavos.
Una vez ahí, cocinamos a fuego lento removiendo continuamente durante un cuarto de hora. Después, lo dejamos reposar unos diez minutos. Más tarde, cogemos un molde grande de bastante capacidad en el que verteremos la crema. Lo dejaremos en la nevera varias horas, normalmente de 2 a 3, hasta que se haga firme.
¡Acompañaremos esta crema con sirope de ciruela! Prepararlo es bien sencillo: extraemos la pulpa de 6 ciruelas y la batimos con medio vaso de azúcar y un vaso de agua durante un par de minutos. Llevamos esta mezcla a una cazuela y calentamos, removiendo de vez en cuando. No hace falta dejarlo mucho tiempo y podemos apagarlo en cuanto empiece a hervir. Lo dejamos unos minutos más reposando el hervor y finalmente lo dejamos enfriar. ¡Verteremos este sirope sobre nuestra crema de chirimoya!

¿Qué os parece la receta de hoy?