tarta_queso_chirimoyaSe trata de una tarta fácil, rápida y para toda la familia. Es suave, cremosa y, sobre todo, deliciosa. Al combinar la suavidad de la tarta de queso con el elegante sabor de la chirimoya, conseguimos una jugosísima tarta con la que la familia acabará relamiéndose.

Ingredientes para 4 personas

  • 550 gramos de chirimoya sin piel ni semillas
  • 150 gramos de azúcar
  • 250 gramos de queso fresco
  • 150 gramos de queso crema
  • 4 huevos grandes
  • Algo de extracto de vainilla
  • Un poco de mantequilla o aceite de oliva para el molde.

 

Elaboración

En primer lugar, preparamos la fruta en un cuenco, retirando la piel y las semillas de la chirimoya.

En segundo lugar, añadimos el azúcar, el queso fresco troceado, el queso crema, los huevos y el extracto de vainilla.

A continuación, trituramos con la batidora hasta obtener una crema fina y homogénea. Tapamos el cuenco y dejamos reposar en el frigorífico mientras se calienta el horno.  Precalentamos el horno a 180º C con calor arriba y abajo.

Mientras tanto, preparamos el molde, untándolo con mantequilla o aceite de oliva para facilitar el desmoldado de la tarta.

Cuando el horno esté caliente, vertimos la masa en el molde y lo introducimos en el horno, manteniendo únicamente el calor de abajo (no el de arriba tipo grill). Horneamos la tarta de queso y chirimoya durante 50-60 minutos o hasta que esté cuajada.

Tras ello, retiraremos la tarta del horno y la dejaremos enfriar a temperatura ambiente. Finalmente, la desmoldaremos y la dejaremos en el frigorífico durante un rato.

Os recomendamos que la toméis el mismo día para mayor deleite de vuestros paladares 🙂

¿Qué os parece la receta de tarta de queso y chirimoya? ¿La mejoraríais de alguna manera?